Ladrillo contra madera

Ladrillo contra Madera

Vamos a tomar dos países muy diferentes para hacer este artículo: Estados Unidos y España. El primero utiliza la madera en prácticamente todas sus construcciones y el segundo es el fan número uno del ladrillo. ¿Por qué esta diferencia en los gustos de las personas de ambas nacionalidades? No es solamente por preferencias personales, la elección de un material u otro tienen sus grandes causas, estas son algunas de ellas:

 

Hay que aprovechar lo que la tierra nos da

Estados Unidos es un país que tiene grandes, extensos y frondosísimos bosques; la madera es tan abundante en este territorio que resulta baratísima. Es el material de construcción más barato que existe y es usado para prácticamente todos los hogares. En su defecto, el país del águila calva no produce mucho ladrillo y transportarlo resulta costosísimo.

En el caso de España es todo lo contrario, no tienen muchos bosques y tienen un serio problema de desforestación. La madera no es un material muy abundante por lo que es bastante costosa (ley de oferta y demanda). Afortunadamente el lugar que vio nacer a la paella goza de una gran cantidad de terrenos arcillosos, por lo que la producción de ladrillo es bastante generosa.

El ladrillo aquí es un material de construcción bastante económico, por lo que no es extraño que un grueso de las viviendas se hagan con él.

Geología y clima, factores  importante

Es bien sabido que Estados Unidos es un país que no la tiene fácil con los terremotos, huracanes y tornados. Ellos tienen que buscar materiales que resistan estas inclemencias de la naturaleza. La madera por ser flexible y fuerte es capaz de soportar terremotos. Para que la madera  pueda soportar los vientos rápidos se le reviste con cemento, de modo que ella no ceda ante los huracanes y tornados.

España por el contrario no sufre de este problema por lo que su única preocupación es que las viviendas sean capaces de perdurar en el tiempo, el ladrillo es perfecto para este cometido.

Los inviernos afectan

El invierno en Estados Unidos es bastante crudo, mucho más que en España. Ellos necesitan de un material que les dé calor durante estos días bajo cero y la madera es perfecta para eso. Ella no es conductora por eso no absorbe la temperatura exterior, mientras afuera este nevando y haciendo un frío inclemente; dentro de la casa estará calentito. Esto es algo que para el americano no tiene precio.

En España no es el caso porque los inviernos aquí no son tan fuertes y son más soportables. De hecho en zonas como Barcelona (Cataluña) las temperaturas no tienden a bajar de manera tan violenta. Para ellos no es prioridad buscar un material que los mantenga calientes durante el invierno

La cultura es también importante

Los gringos se caracterizan por algo: tienden a mudarse con su familia constantemente. Ellos no se quedan mucho tiempo en una casa, ellos rotan constantemente y esto es parte de su cultura como nación. Por esta razón a ellos no les conviene estar fabricando casas con materiales costosos ya que tarde o temprano se mudarán a otra casa.

En cambio los españoles son mas sedentarios, ellos consiguen una vivienda y se quedan por largos periodos, inclusive hasta que mueren y se las dejan a su descendencia. Las viviendas aquí son bienes con valor sentimental y son vistas como una inversión futura.

Como ves la diferencia entre la preferencia de materiales tienen unas fuertes razones implicadas. Ambas nacionalidades son muy diferentes, las riquezas naturales de ambos países son muy distintas y sus culturas; ni hablar son totalmente contrarias. Aunque hay algo en que si tienen semejanza: las viviendas de madera de Estados Unidos y las de hormigón y ladrillo de España son lindísimas.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*